¿Velo Sí o No?

La palabra velo viene del latín Velum, que significa cuidar, velar o proteger a la mujer.

El velo es muy representativo en la novia ya que es el complemento más antiguo del look nupcial.


En Occidente empezó a utilizar el velo en la época griega hasta la romana. En la Edad Media se extendió hacía Inglaterra en los siglos IV- VI. Se creó una superstición ya que se creía que las novias el día de su boda iban desprotegidas y podían sufrir un mal de ojo de otra mujer celosa. Por esa misma razón crearon unas túnicas que se colocaban en la cabeza con caída hasta los pies con la finalidad de que la novia llegará protegida a su marido.


En la cultura Oriental, los matrimonios son pactados por los familiares. La gran mayoría de veces se conocen en el altar.

A raíz de ahí , la mujer en el día de su boda decidió llevar el velo cubriendo completamente la cara hasta que los nombraban marido y mujer.


Llevar velo el día de tu boda es una decisión muy personal, tienes que decidir tu misma si te acompaña en tu día B, según tus gustos y creencias.

El velo tiene que ir en concordancia con el vestido, escote, tu rostro y estatura.

En la actualidad con el empoderamiento de la mujer el significado y la importancia del velo no es más que un complemento dónde denota la elegancia de la novia.

El velo se puede confeccionar con varias telas, chantillí, blonda, gasa, tul, organza. O personalizarlo con encajes, pedrería, puntillas..

O personalizar tu velo, tintando con colores pastel, como hace la novia de la actualidad.


El velo te acompañara desde que te vistes de novia hasta que te lo quites o antes del cóctel o ya en el baile.

Jamás podrás quitarte el velo en mitad del banquete.


Hoy te voy a definir los 12 velos con los que te puedes encontrar el día que vayas a comprar tu velo.




Velo Blusher: Se caracteriza por ser muy voluminoso, ya que cubre principalmente la cara.

Nace de la parte de atrás de la cabeza y cubre nuca y rostro.






Velo Francés: Es de estilo Vintage ya que está confeccionado con tul o redecilla de nylon.

Se coloca en la coronilla con forma de peineta o en un lateral de la cabeza

con la intención de que solo cubra un ojo.

Con ese velo siempre vas a lucir un look nupcial muy moderno. :)




Velo electrizado: Caracterizado por ser un velo corto y con varias capas de tul.




Velo Corto: Se define por su sencillez.

Ideal para esas novias que llevan los hombros al descubierto.




Velo Fuente: Es uno de los más tradicionales.

Su longitud es hasta la cintura, cubriendo toda la cabeza y en los laterales del velo

se abre asimétricamente dibujando tus rasgos y aportando volumen.




Velo Fingertip: Recibe este nombre porque cae justamente donde llegan los dedos de la mano

cuando los brazos están en reposo.




Velo Mantilla: Pura esencia española.

Se sujeta en la parte superior de la cabeza con una peineta.

Su caía empieza en los hombros acariciando el cuerpo de la mujer hasta los pies,

ya que tiene una longitud extensa.

Está confeccionado con puntilla y encaje endulzando las facciones de la novia.




Velo Capilla: Velo de dos capas, la parte frontal cubrirá el rostro, la parte posterior tendrá una

caída hacía el suelo dónde sobrepasara unos 10 cm del vestido.




Velo Catedral: Es el más escogido por la novia, tanto por su elegancia como su tradicionalidad.

Se puede encontrar diseñado tanto con una capa o dos.

La esencia de ese velo es que se extiende sobre el suelo sobrepasando la cola del

vestido y alcanzando los dos metros y medio de largo. Lo colocamos en la parte

superior de la cabeza para evitar que con el roce que se va a producir en el andar

se desprenda.




Velo Real: Velo majestuoso.

Su adjetivo lo define por ser un velo que solo se usa en las bodas de la monarquía.

Tiene una sola capa trabajada con bordados. Y su longitud es de tres a seis metros.






Velo Vals: Es un velo de gala.

No llega al suelo, solo tiene una sola capa la cuál llega a la altura de los tobillos.




Velo de color: Si quieres salir de los cánones de los velos clásicos y apostar por la originalidad y

tienes un color que te define y caracteriza tu esencia.

Por qué no plasmarlo en el velo...















El estilo de tu velo tiene que ir de la mano con tu vestido de novia, ya sea boho chic, romántico, minimalista, corto....

Es un complemento del vestido con el cual te tienes que sentir segura y cómoda contigo misma.