ELLA, LA COLA.

Hoy tiene todo el protagonismo del blog, la cola.




Seguro que ya estás mirando vestidos y tienes algunas dudas sobre qué tipo de cola quieres que acompañe tu vestido. (añadir descripción en el buscador)


La cola comenzó a utilizarse en la época medieval.

Según algunos relatos la novia solía ser secuestrada en el día de su boda, entonces la finalidad de la cola era ir barriendo las huellas por donde pasaba ella para no ser encontrada o perseguida.


En la época Victoriana el significado de la cola cambió, convirtiéndose en un elemento que compone el vestido el cual demostraba el status de la novia. Se trabajaba con telas nobles, la gasa, la seda o el encaje.


En la actualidad su significado es: PROSPERIDAD.


Hay 7 tipos de cola que acompañan al vestido de la novia.


Cola Barrida: Se define como la más básica y más corta ya que no se arrastra más de unos

30 cm. Esa cola suele formar parte de los vestidos de corte imperio y del estilo

minimalista.





Cola de Corte: Como su nombre bien indica esa cola se asocia a las damas de la corte.

Es la cola más habitual en ceremonias clásicas.






Cola Capilla: Ella encaja con todos los estilos y cortes de vestido. Su longitud de metro

y medio no da incomodidad a la novia.




Cola Catedral: La cola catedral acompaña a los vestidos de corte princesa.

La novia que disfruté de su boda con su vestido con cola catedral, sus

damas de honor serán sus cómplices en ayudarla a colocar bien la cola.







Cola real: La cola real es la más espectacular de todas, a la vez la más incómoda. Porque

mide tres metros. Si te acompañan pajes o damas de honor tendrán que ayudarte

ya que la cola abarcará todo el ancho del pasillo de la iglesia.







Cola desmontable: Esa cola se acopla en la parte trasera de tu vestido de novia. En lo cual

tu decides en que momento de la boda sorprendes a tus invitados y

marido.




Cola Watteau: La cola Watteau es única. Porque sale de la parte de arriba del vestido,

teniendo la misma longitud del vestido, caer directamente al suelo o

prolongar un poco sobresaliendo del largo del vestido.






Esas son ellas, las que favorecen nuestra silueta, las que acompañan nuestro estilo y el vestido de novia.


Deseo que os haya gustado y que una de esas colas sea quién acompañe vuestro vestido de novia.


Nos vemos en el siguiente.